Importancia del mantenimiento de tableros eléctricos

La electricidad es esencial en nuestro día a día, tanto en el hogar como en el lugar de trabajo. Y aun así, muchas veces no le damos la importancia que merece. Es por ello que hoy quiero hablarles sobre un tema muy importante y que no puede pasar desapercibido: el mantenimiento de los tableros eléctricos.

¿Qué es un tablero eléctrico?

Un tablero eléctrico es un elemento fundamental dentro de un sistema eléctrico. Este es el encargado de recibir la energía desde la red eléctrica y distribuirla a todos los componentes del sistema. En otras palabras, es el corazón del circuito eléctrico, ya que es el encargado de controlar y proteger todo el sistema. Existen diferentes tipos de tableros eléctricos, dependiendo del tipo de instalación y aplicación. Por ejemplo, en el hogar es común encontrar un tablero eléctrico de pequeñas dimensiones, mientras que en una industria o en un edificio de gran tamaño, se utilizan tableros eléctricos de dimensiones mucho mayores.

Importancia del mantenimiento de los tableros eléctricos

El mantenimiento de los tableros eléctricos es una tarea fundamental para garantizar la continuidad y el correcto funcionamiento del sistema eléctrico. Entre los motivos de la importancia de tal tarea, se pueden destacar los siguientes:

Seguridad

Para empezar, la seguridad es uno de los factores más importantes a tener en cuenta. El tablero eléctrico es un elemento fundamental, ya que es el encargado de controlar y proteger todo el sistema eléctrico. Si este no se encuentra en buen estado, se corre el riesgo de provocar fallos en el sistema, cortocircuitos e incluso incendios. Además, el mantenimiento del tablero eléctrico es fundamental para garantizar la seguridad de las personas que trabajan en la instalación. Si se producen fallos eléctricos, pueden ocasionarse graves accidentes, algunos de ellos mortales.

Funcionamiento correcto del sistema

Otro factor fundamental es el correcto funcionamiento del sistema eléctrico. Si el tablero eléctrico no se encuentra en buen estado, el resto del sistema eléctrico puede fallar. Por ejemplo, si se produce un cortocircuito en el tablero eléctrico, puede interrumpirse el suministro eléctrico a la instalación.

Evitar costos innecesarios

Otra razón fundamental para realizar el mantenimiento del tablero eléctrico es la de evitar costos innecesarios. Si no se realiza el mantenimiento, pueden surgir problemas que, con el tiempo, se convierten en fallos mayores que requieren reparaciones costosas. Y no solo eso, sino que si se producen fallos eléctricos, las instalaciones pueden detenerse, lo que puede generar pérdidas económicas para la empresa o el hogar al que se encuentra conectado.

Buenas prácticas para el mantenimiento de tableros eléctricos

A continuación, les presentamos algunas buenas prácticas a tener en cuenta para el correcto mantenimiento del tablero eléctrico:

Inspección visual periódica

Es importante realizar inspecciones visuales periódicas del tablero eléctrico. En ellas, se pueden detectar posibles daños, oxidaciones, polvo, presencia de insectos o componentes con sobrecalentamiento. Si se detectan problemas, es necesario realizar los cambios correspondientes o acudir a un servicio de mantenimiento para solucionarlos.

Limpieza periódica

La limpieza periódica del tablero eléctrico es fundamental para garantizar su correcto funcionamiento. Es recomendable limpiar los contactos eléctricos, los conductores, los terminales, los bornes y las placas circuitales con solventes no corrosivos. Es importante evitar el uso del agua, ya que puede provocar cortocircuitos y dañar el tablero eléctrico.

Comprobar la tensión y la corriente eléctrica

Otra práctica recomendable es comprobar de manera periódica la tensión y la corriente eléctrica que llega al tablero eléctrico. Esto permitirá detectar problemas de sobrecarga y regular la tensión en caso de ser necesario.

Realizar pruebas de funcionamiento

Por último, es recomendable realizar pruebas de funcionamiento para comprobar que el tablero eléctrico está en buen estado. Por ejemplo, se pueden probar los dispositivos de protección, como los interruptores automáticos y los diferenciales. En conclusión, el mantenimiento de los tableros eléctricos es fundamental para garantizar la seguridad, el correcto funcionamiento del sistema eléctrico y para evitar costos innecesarios. Es importante llevar a cabo las buenas prácticas de mantenimiento descritas anteriormente para garantizar la continuidad del suministro eléctrico y la seguridad de las personas que trabajan o habitan en la instalación.