Energías renovables: ¿son más costosas que las fósiles?

Energías renovables: ¿son más costosas que las fósiles?

En la actualidad, la energía es esencial para el funcionamiento de nuestra sociedad. Desde la iluminación de nuestras casas, hasta la producción de alimentos y la realización de actividades industriales, todo esto depende del suministro de energía. Con el aumento de la población, el cambio climático y la disminución de las fuentes de combustibles fósiles, se ha vuelto evidente que la necesidad de implementar fuentes de energía renovable es cada vez más importante. Sin embargo, aún persiste la idea errónea de que estas fuentes de energía son más costosas que las fuentes de energía fósil. En este artículo, trataremos de disipar esta idea y explicar por qué las energías renovables son más económicas que las fósiles a largo plazo.

Ventajas de las energías renovables

Las energías renovables son aquellas fuentes de energía que se obtienen a partir de procesos naturales que se renuevan constantemente, como la energía solar, la eólica, hidráulica, geotérmica, entre otras. Una de las principales ventajas de estas fuentes de energía es que son limpias y no emiten gases de efecto invernadero, lo que significa que no contribuyen al calentamiento global y al cambio climático.

Otra ventaja importante de estas fuentes de energía es que son inagotables. La energía solar, por ejemplo, es siempre constante en nuestro planeta y puede ser capturada mediante paneles solares. Además, la energía eólica puede obtenerse a través de la instalación de turbinas eólicas que aprovechan el viento. En contraste, los combustibles fósiles son finitos y se están agotando rápidamente. Además, su extracción y uso causa importantes daños al medio ambiente y la salud humana.

Costos de inversión

Una de las principales barreras para la adopción de energías renovables ha sido el costo de inversión inicial. Es cierto que la instalación de paneles solares, turbinas eólicas y otros sistemas de energía renovable puede ser más costosa que la instalación de un generador de combustibles fósiles. Pero este es solo un aspecto de la ecuación. A largo plazo, las energías renovables son una inversión mucho más rentable, dado que su costo operativo es mucho menor.

Además, gracias al desarrollo tecnológico y a las economías de escala, los costos de instalación de sistemas solares y eólicos han disminuido significativamente en los últimos años. Por ejemplo, en el caso de los paneles solares, se ha observado una reducción de hasta el 99% en su costo desde la década de 1970.

Costos operativos

Otra ventaja que se tiene con la utilización de energías renovables es que sus costos operativos son mucho más bajos que los de las energías fósiles. Las energías renovables no requieren de combustibles para producir energía, lo que significa que una vez instalados los sistemas solares o turbinas eólicas, su producción de energía no tiene costos variables. Además, los sistemas de energías renovables requieren de un mantenimiento mínimo, lo que significa que los costos asociados son muy bajos en comparación con los generadores de combustibles fósiles.

Comparación de precios

En términos de precios, las energías renovables cada vez son más competitivas frente a la energía de fuentes fósiles. En algunas regiones del mundo, los precios de la energía eólica y solar han alcanzado la paridad de red y en muchos países la electricidad generada por sistemas solares y eólicos es ya más barata que la producida por combustibles fósiles.

En un informe de 2019 del Foro Económico Mundial, se señala que la energía solar y la eólica son las tecnologías más baratas para la generación de energía eléctrica en la mayoría de los países del mundo. Además, se espera que los costos de instalación y producción de energías renovables continúen disminuyendo en el futuro cercano, haciendo que estas fuentes de energía sean aún más económicas en el futuro.

Conclusión

En conclusión, las energías renovables actualmente son más costosas en cuanto a su inversión inicial, sin embargo, a largo plazo son mucho más económicas que los combustibles fósiles. Además, tienen importantes ventajas que, en la suma total, terminan generando beneficios para el medio ambiente, la salud pública y la economía en general.

Las energías renovables son una apuesta segura hacia un futuro más limpio y sostenible, y su uso puede ayudar a mitigar los efectos del cambio climático. Es importante que las personas, empresas y gobiernos comprendan la importancia de estas fuentes de energía y tomen medidas para integrarlas en sus sistemas energéticos, protegiendo así el medio ambiente y la salud pública.